Ese es mi autobús… Hoy

Ese es mi autobús…

Hoy me di a la tarea de observar el entorno, observar a través del cristal lo que pasaba afuera.

Hubo un momento en que llegamos a una parada de autobús y teníamos el semáforo en rojo, lo cual nos hizo esperar; en ese momento, vi a un señor de edad avanzada que estornudó con tanta fuerza que se le salió algo de la nariz… algo no tan grande y de apariencia viscosa.. [jajajaja espero que no causar algún desastre]. En vez de causarme asco, me dio risa… por fortuna [para el señor] creo que nadie más lo notó

Siguiendo con ese gusto por mirar lo que hacen los demás mientras hago el recorrido para llegar a la universidad el autobús llegó a la siguiente parada, ahí pude mirar a una chica muy bonita, de mirada distraída, pensativa y lejana, entre sus brazos tenia un perro de peluche de tamaño grande; era un perro bastante peludo de color café claro y mechones blancos, tenía los ojos saltones [el perro! La chica tenía ojos bonitos], la lengua felposa y roja de fuera… La primera idea que cruzó por mi mente fue: ¿¿le habrán regalado el peluche hace poco?? Tal vez se lo regaló un chico que quiere conquistarla con tan bonito peluche, tal vez se lo dio una amiga que le demuestra su afecto con un peluche bastante tierno… sólo ella sabrá la verdadera causa del porque esta sentada ahí con un peluche entre sus brazos.

El autobús entro en movimiento y yo seguí mirando con curiosidad al exterior, como si fuera la primera vez que pasaba por ese lugar… después de un rato, me di cuenta que el resto del recorrido fue muy común: miré varios autos que pitaban mentando la madre a la primera oportunidad; autos que se pasaban la luz amarilla, más autos que le daban el cerrón a los conductores ‘tímidos’, gente que va y viene, pasajeros que suben, pasajeros que bajan a media calle, gente que platica de cosas que no me interesan… y precisamente hoy, miré a un tipo ensimismado, al parecer iba triste o pensativo, no lo se con certeza; el iba en el ultimo asiento de este autobús ‘eurocar’ de 6 llantas, frenos de aire, suspensión hidráulica, asientos de peluche y vidrios polarizados con plástico auto-adherible.

El iba justo a un lado de la puerta, llevaba la mirada perdida en lo que sucedía afuera y no se daba cuenta de lo que pasaba dentro, lo observe por varios minutos y él no se dio cuenta, no se que cosa tenia en mente pero continuamente se tallaba los ojos, seguramente era por el Sol que lastimaba sus retinas…

Siempre que viajo en autobús, escojo cualquier ventanilla del lado derecho, muy pocas veces viajo del lado izquierdo [aún no se porque], y como todos saben: no siempre se obtiene lo que se quiere, es entonces cuando me voy hasta la parte final del autobús, me siento a un lado de la puerta y me pongo a observar lo que pasa afuera…. ensimismado y ausente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s