Ya nadie sabe porqué… pero

Ya nadie sabe porqué… pero todos lo disfrutan!

Hoy es 20 de Noviembre, nadie trabaja; las oficinas gubernamentales, bancos, escuelas, fabricas, supermercados, tortillerías y hasta las tienditas de la esquina tienen sus puertas cerradas, muchos se quedan en casa a ver televisión, otros planean ir a Tlaxcala para ver el cierre de la feria, pero… ¿cuantos mexicanos saben exactamente porque no se labora hoy? ¿Acaso lo han olvidado? Olvidaron que en un día como hoy, pero de 1910, bajo el lema de Sufragio Efectivo. No Reelección inició la revolución Mexicana.

Hace días [Domingo] en el cumpleaños de Don Francisco Xochicale, una niña de 11 años dijo, sin mayor remordimiento -yo no se que se festeja el 20 de Noviembre… pero no voy a tener clases-, sus padres solo echaron a reír y luego le dijeron -ya vez, no sabes que se celebra el 20 de Noviembre porque no vas a clases-.
Sentí un poco de pena; y no parece mentira que los niños de hoy, crezcan sin conocer la historia de su patria.

[…] Pues ahí tienen que el hijito de mi compadre se había muerto porque a los 11 años lo habían metido a trabajar a las entintadoras textiles, y el pobre no duro ni un año, metido ahí tragando tanta pelusa. Ahí me lo encontré metido en una caja, al inocente. Y no era la primera ocasión que pasaba algo así, mi compadre ya no aguantó y salió dando de gritos con el cadáver del niño arrastrado de los pies, hasta que todos los jefes se asomaron a los balconcitos esos, entre asustados y haciendo burla y yo creo que mi compadre no pudo aguantar ni que tuvieran miedo ni que se burlaran y les aventó el cadáver a las caras mientras todos cerraban las ventanas. Pero ya para entonces se estaba organizando el circulo de obreros, y un miembro de ellos, llego a decirles que se aguantaran un rato y se organizaran, por eso, cuando vino la huelga textil en Puebla, los de Rio Blanco hicieron a duras penas una colecta y se la mandaron a los de Puebla. La empresa se enteró y mandó cerrar la fábrica. Entonces vino la huelga y todos sabían que iban a cerrar la tienda de raya y no iba a haber qué comer. Dos meses anduvieron en el monte, buscando qué comer! Hubiera visto, todos tenían las manos arañadas por andar buscando entre las espinas, todos andaban con los pescuezos estirados y los ojos pelones. Dos meses se aguantaron y se comían hasta las uñas y hasta se hubieran cortados los brazos y la lengua para que los otros comieran algo. Causaban pena y rabia.
Entonces se dirigieron los huelguistas a Don Porfirio para pedirle que tuviera clemencia y prometieron cumplir con lo que él dijera. Y Don Porfirio solo dijo que se aguantaran y volvieran a trabajar igual que antes. Aquellas son gentes de palabra, y cuando se rindieron, solo pidieron que se les diera un poco de maíz y frijoles para aguantar la primera semana antes del pago. A esos perros no les damos ni agua, dijeron entonces los capataces. Pero con el hambre se puede hacer todo, menos burlarse, mientras no se burlen del hambre, cada quien se aguanta, por pura dignidad hasta la muerte. Entonces los seis mil trabajadores se metieron a la tienda de raya y sacaron todo lo que había, y luego la incendiaron y también la fabrica. Fue entonces cuando entraron las tropas de Rosalío Martínez, echándose sus descargas una tras otra, sin parar, mientras todos caían muertos, sin poder ni siquiera gritar, sin tener para donde voltear del ruido y el polvo que levantaba esa metralla. Pues hasta las casas los seguían y allí los balaceaban, sin averiguar nada. Y a los que se metieron en el monte, allá los fueron a buscar y a matar sin decir nada. No había mas ruido que el de las balas. Todos se murieron en silencio Hubo un batallón de los rurales que no quiso disparar, y luego fue exterminado por los soldados de Rosalío. Después nomás se vio cómo salían las plataformas del ferrocarril repletas de cadáveres, los fueron a echar al mar de Veracruz, y a los del Círculo de Obreros que quedaban en Río Blanco luego luego los ahorcaron allí mismo. […]

Andaban los federales
que ya no hallaban que hacer
pidiendo enaguas prestadas
para vestirse de mujer

[] La infantería villista ya había ocupado los bordes al frente de las fuerzas de Obregón y con un aullido descendieron sobre ellas, los fusiles de los Yaquis tronaron desplomando jinetes y en seguida se levantaron verticales las bayonetas, ensartadas hasta el fondo de las barrigas de los caballos desde el húmedo santuario de las loberas. Una lluvia de sangre y de intestinos bañaba las cabezas de la tropa india, mientras los jinetes Villistas caían de todas las loberas diseminadas por el campo, los hombres de villa, al avanzar por la laguna de trigo, sintieron súbitamente piernas atrapadas, testículos rasgados por el alambre de púas; la ametralladora rebotaba en el agua y las bocas se llenaban de burbujas de sangre: los hombres aprisionados levantaban una muralla de carne y gemidos, la carroña de los caballos infestaba el llano.
A la mañana siguiente se replegaban las fuerzas obregonistas; el nuevo avance, incontenible de Villa […]

Pancho Villa se murió,
lo mataron a traición,
Probrecito Pancho Villa
Ya se encuentra en el panteón

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s