De puro coraje

Después de dar la penúltima clase del taller, salí de la terminal de Libres tan pronto como pude, cerca de las 7:30.
Llegué a Puebla a las 9 de la noche, mas o menos.

Había quedado de telefonear a esa hora, pero lo pensé bien y mejor decidí: — ir a su casa, no importa que la vea aunque sea 30 minutos con eso estoy feliz; la extraño tanto que 30 minutos serán como estar en la gloria. —

Sin darle importancia al cansancio que tenía por el viaje de ida, la clase y el viaje de regreso; abordé otro autobús para permanecer sentado media hora más, hasta llegar a su casa.

Estando frente a la puerta, toqué el timbre y salió Ana; le pregunté si estaba su hermana y me dijo — Creo que no está, déjame ver — en ese momento tuve un poco de miedo; en realidad no era miedo, más bien eran nervios; un minuto más tarde recibía la respuesta: — no está, salió hace rato —.

Le dí las gracias [por la respuesta] di la media vuelta y tomé el autobús de regreso, durante el trayecto, el coraje iba en aumento, [joder quien me manda ir sin avisar.]

Llegué a Puebla 11:10 pm, cansado, enojado y lleno de todos esos sentimientos que aparecen desde lo mas obscuro de cada persona cuando algo no sale como se desea… para no llegar a casa de tan mal humor, decidí caminar… para relajarme un poco, iba caminando distraídamente cuando pasé frente a un local de telcel que curiosamente estaba abierto.. avance dos pasos por inercia, y luego retrocedí totalmente y entré al local.

motorola-c332 Adentro estaba el encargado [quien después supe que se llama Jorge] y otras dos chavas tomando café, comiendo galletas, fumando y platicando.. todo parecía una reunión de amigos [y eso era], estando adentro del localito, le dije Hay servicio? y el respondió con un “si, que se te ofrece?” entonces comencé a mirar el aparador, fue cuando descubrí un celular bastante bonito y pregunté su precio… el me lo mostró y me enseño todas las funciones que tiene, prácticamente hizo que me emocionara con el teléfono y en menos de lo que canta un gallo me enganchó, y yo, tan enojado y deprimido que andaba, no dudé en darme un regalito que por cierto: Es una chulada de celular. Entre sus tantas cosas novedosas [para mi] las más notables son: marcación por voz y el sistema GSM que se controla mediante un chip removible, etc.

Total que cerramos el trato, me invitó un café.. comimos galletas, nos pusimos a platicar y hasta un cigarro me fume con ellos.

Y el coraje??
¿Quién se acuerda del coraje en circunstancias tan buenas como esa?

Llegué a mi casa y empecé a moverle por aquí y por allá a las funciones del teléfono, tan emocionado estaba, que encontré la función de navegación en Internet usando el “Motorola Browser”. Visité a google, a dos blogs y a esta página. [luego consulte mi saldo y me dí cuenta que me habían descontado 25 pesotes!!! … careros!]

En fin.. el número es: 044-22-21-366192

Más tarde me encontré a Ilian en la red y estuvimos platicando bastante tiempo, también ví a gabo, quien no permitiría que una pregunta formulada desde hace tiempo, se quedara sin respuesta; así que le dí tal. Eso me recordó la actitud de “El Principito” quien no permitía que una pregunta se quedara sin respuesta…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s