Estoy… aqui.

La rutina se despierta a las 6:15 am y se duerme a la 1 am comúnmente, aquella mendiga rutina que va al trabajo todos los días, que regresa del trabajo y se mete a un salón de clases a escuchar mil palabras sobre autómatas, microprocesadores, lenguajes de programación, variable compleja, redes; que roba 20 minutos entre un par de clases para ir a comer; si es acompañado de una mujer hermosa: mejor; pero si es solo la comida sabe a comida y nada más.

Aquella rutina que cansa, pero no mata, aquella rutina que deja dinero y conocimientos, aquella rutina que se apodera de mi vida pero no la consume.

El momento en que la rutina muere [aja] es cuando me escapo a ver aquel par de ojos hermosos, pero la mendiga rutina otra vez aparece porque a final de cuentas llego hasta su casa, la veo tan hermosa como siempre, platicamos un rato de lo que hicimos en el día, nos damos un par de besos; nos despedimos y regreso a casa. todo parece dar giros.

Rutina presente, escondida, pero no ausente… rutina que cansa; pero no desanima.

Me veras cansado, pero no desganado.

Vamos pa’ delante!!!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s