Quien diria…

Y regresé de vacaciones con muchas ganas de salir adelante, me sentía bien… demasiado bien y tu sabes, cuando uno se siente bien consigo mismo, está bien con los demás; incluso me comprometí muy seriamente y no fue un arranque instantaneo, en verdad lo sentía, lo había pensado bastante bien, no me influencié por un instante ni por nadie…. fue por eso que lo dije.

Pero como toda historia, debería tener su punto de inflexion que hiciera darle un vuelco al corazón, llego mi turno…

Ya son 3 semanas y las cosas siguen igual o peor [que no es lo mismo, pero es igual], al principio traté de no hacerle tanto caso pero luego hubo mas fricciones y de tanta fricción salió fuego y me quemaron el animo con ganas de ver solo cenizas y quemé todo lo que mis dedos tocaban pues ardían en llamas y sin querer causaba llagas en la piel ajena.

Y traté de encerrarme, de callarme, de abstraerme en algo para olvidar quizás, pero al cruzar la puerta las cosas volvían a la realidad y me topaba con la misma flama abrazadora y agobiante.

Y no le dije nada a mi mejor amiga, tal vez porque me anticipé a su respuesta, y no le dije nada a mi nena porque ella se dió cuenta por si sola y me recomendó arreglar las cosas, y no escribí nada al respecto porque no quería hacerlo y porque me he dado cuenta que todos los autores de una bitacora tienen vidas perfectas, o casi perfectas…. me he dado cuenta que nunca se disgustan con la familia, nunca desean que el perro del vecino [el perro o el vecino] no despierte al dia siguiente o que estan cansados del mal amor de cama, o que otra persona se les insinuó y cuiriosamente era del mismo sexo… entonces; yo porque habría de escribir las cosas que atormentan mi animo, si todos tienen una vida perfecta, o casi perfecta… quien soy yo para venir y arruinar esta blogosfera perfecta y diafana? con mis depresiones esporadicas e innecesarias? O quien soy para venir y decir que de pronto dan ganas de no mirar otro dia? Si al rato me pueden juzgar de loco depresivo..

Y no dije nada… soporte un poco más pero ahora he sucumbido ante todo.

Alguien deseo que se muriera el perro del vecino y ese alguien no fui yo, y el vecino fui yo. No lo negaré, lloré al ver a mi perrita tirada sobre un costado, con los ojos abiertos lo más grande que podia, no olvidaré que estaba mirandome durante los ultimos 6 minutos de su vida con tristeza, ambos sabíamos que no habría regreso, que era momento de despedirse… ella estaba como queriendo decirme: Javier… no llores, la vida es así…
Pero no la escuche y lloré… traté de levantarla pero su cuerpo había perdido toda fuerza… Y maldije al desgraciado que la envenenó y me culpé por no ir a verla por lo menos media hora antes.

Y lo curioso es que ese mismo día, pero varías horas antes perdí lo unico que vale la pena… ambos decimos que es mejor asi, que es necesario darse un tiempo y si, reconozco que esta semana he sido insoportable y no le hecho la culpa a otra persona, reconozco que mi humor ha sido demasiado duro y me pregunto: ¿Porque uno lastima tanto a las personas que se aman de verdad?
Porque no puedo ser cortante o serio con aquellas personas que no ocupan un lugar en mi corazon? Y porque a quien amo, es a quien mas lastimo?

No lo se

Tampoco se porque razón esta mañana me deprimió tanto ir al refrigerador y “descubrir” que está vacio…. fue como mirarme al espejo y mirar dentro de mi ahora que nada hay, ahora que se siente frio aqui dentro…

Y he pasado por la escuela como el viento y no tuve ganas de hablar con alguien, o mejor dicho de conversar con alquien. En cierto momento ví a una persona de confianza y quize hablar con ella… pero no se pudo, no es mi culpa ni la de ella.. simplemente, no se pudo.

Y he pasado todo el dia fuera de casa, ocupado, haciendo lo que debo hacer; llegué a mi casa y miré el espacio vacio, el trasto que aún tiene comida y la tristeza se hace mayor… nada más me doy cuenta de lo cursi que soy.

Entre el estomago y la garganta se siente algo raro, una opresion… son las ganas de tirarse a la cama y llorar como chiquillo regañado pero todo queda en eso: ganas de llorar.

Vengo y escribo esto como si de algo sirviera, tan inutil lo veo como escuchar la tipica frase “echale ganas, animo.. tu puedes” porque de nada sirve si no se tienen las ganas para levantar el animo.

Pero si todo lo importante se ha marchado ya… y no hablemos de Dios, que él y yo no hemos logrado comunicarnos muy bien.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s