Madrecitas

Siempre me he preguntado si la vida de una persona religiosa [monja, sacerdote, madre, etc] es realmente satisfactoria; es decir, será que verdaderamente apartartandose de todas las cosas mundanas que a todos nos asedian cada minuto han encontrado lo que buscaban o esperaban de la vida? Será que en la fe está el complemento de su vida?

Por leyes de la naturaleza, algunas cualidades se desarrollan más cuando algunas otras se suprimen, no existen o se les presta menos atención…
Como ejemplo mencionaría a las personas invidentes que escuchan mejor o que tienen más desarrollado el sentido del olfato que una persona vidente pues de esa manera logra compensar el desequilibrio.

Quizá las personas dedicadas a una vida religiosa encuentran secretos y satisfacciones que nadie más conoce ni conocerá…

Mi respeto a estas personas, que han decidido entregarse al celibato y a la fe. La verdad es que a mi me costaría mucho trabajo, es más: no puedo ni imaginarme lejos del materialismo, de la vida sexual [sexualidad no implica sexo unicamente] o de las cosas que me causan cierto placer [emocional, intelectual, corporal]…

Si pudiera les preguntaría si ha sido fácil o dificil y porque decidieron tal cosa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s