Realidades

Introducción

Muchas veces nos hemos preguntado lo mismo: si Windows es tan malo como dice la gente que lo detracta y si Linux es tan bueno como dicen los que lo usan. Si Open Office es equivalente o mejor que Microsoft Office. Y así, las preguntas que podríamos enunciar son muchas y algunas respuestas, ciertas o no, están ya insertadas en el imaginario popular.

Sin embargo, como gente que trabaja todos los días en IT, tenemos que darnos cuenta de que uno de nuestros roles es esclarecer en alguna medida esta cuestión. ¿Cómo podemos hacerlo? Quizás hablando desde alguna tribuna Microsoft, nuestro mensaje no sea tan creíble.

Igualmente, el escribir sobre Linux en una publicación para una comunidad devota a Microsoft es ciertamente un desafío, tanto como lo es expresar los hechos sin introducir ningún elemento subjetivo, máxime ahora que desde hace pocos días pasé a formar parte de la legión de MVP. Con esto en mente, pasemos a ver los mitos, y las realidades, desde mi humilde punto de vista, basado en ciertas experiencias recientes.
El escenario de las pruebas

En nuestra labor diaria, llevamos adelante muchas investigaciones, aún sin darnos cuenta. Investigamos cuando cae en nuestras manos un nuevo software, un nuevo sistema operativo, un nuevo service pack. Nuestra actividad nos exige eso constantemente; por eso, en 2003 decidí pedirle a nuestros alumnos de cuarto año de la carrera de Ingeniería en Sistemas de Información que hiciesen un trabajo práctico bastante importante: desarrollar una aplicación cliente-servidor con cliente pesado, más interfaz Web, más Web service, más servicio de mailing, con un COM ó un CORBA dando vueltas por ahí, todo servido por un RDBMS cliente-servidor. La dificultad era que exigí que la solución debiera involucrar a Windows y a Linux al mismo tiempo, es decir, seleccionar la mejor plataforma para servidor, y elegir la restante para el cliente, a libre albedrío de cada grupo de alumnos.

Como los alumnos no tenían ninguna experiencia previa con Linux, pensé que la propuesta era interesante, al menos para mí, ya que por fin podría ver cómo gente con ciertos conocimientos previos emitía un juicio de valor acerca de Windows y Linux. Les aclaré que la idea no era hacer un pugilato informático, sino determinar en base a experiencias propias qué plataforma era la mejor, desde su punto de vista de estudiantes avanzados, para la implementación de un sistema comercial en una empresa.

Eso fue en Agosto de 2003. Hace unas pocas semanas tuve el último resultado, y quisiera compartirlo con los lectores.

Pero antes de eso, quisiera exponer algunas consideraciones sobre Linux, y algunas aserciones que suelen circular en el ambiente de IT.

Algunos hechos sobre Linux

El sistema operativo Linux no es UNIX. Es más bien un clon de UNIX, o por lo menos así lo han expresado siempre sus defensores. Tanto los sistemas Windows NT como Linux son sistemas operativos con micronúcleo (microkernel). Los entusiastas de Linux argumentan que este núcleo, en el S. O. Linux, está escrito desde cero, sin haberlo copiado de ninguna parte. No obstante, en el proceso de reescritura mucha de la forma y método de UNIX se ha transferido, como se transmiten los genes a parientes no tan cercanos. Los comandos de UNIX se han transferido sin mayores cambios, la esencia misma de UNIX está presente en Linux. Sin embargo, esta pequeña diferencia se torna importante, como veremos más adelante. No haremos historia de esto, digamos sólo que actualmente el sistema operativo evoluciona en una forma descentralizada, donde no existe una organización que pueda determinar monolíticamente el camino o sentido hacia donde avanzar tecnológicamente con el producto.

La gratuidad de Linux se basa en modos de licenciamiento que no involucran transferencia monetaria alguna. Sin embargo existen restricciones, ya que también existe un contrato que limita y especifica las obligaciones de las partes, al igual que una EULA (End User License Agreement) de Microsoft. La restricción más importante es la distribución del código fuente en algunos casos, o bien la prohibición de guardarse las modificaciones para sí, sin darlas a conocer a la comunidad. Microsoft, en cierto modo y en ciertos casos, también tiene software de uso libre, tal como la Embedded Visual Tools, que se compone de IDE más compiladores, herramientas de depuración, emuladores binarios para los dispositivos móviles y documentación completa, la cual no tiene absolutamente ningún costo monetario. Microsoft, sin embargo, no distribuye el código fuente todavía, aunque Redmond ha comenzado tibiamente a liberar código en ciertos campos que considera viables para el aporte directo de la comunidad.

Hasta aquí las cosas, los canales de distribución sacan ventaja de este marco, produciendo versiones de Linux que están acondicionadas apropiadamente por el distribuidor para darle valor agregado que pueda cobrar. La distribución más importante de Linux es conocida por todos, la RedHat. Sin embargo, su sitio Web ha cambiado de tenor de una manera muy acentuada desde 2001 a la fecha. Lo que originalmente había comenzado como un sitio donde se impulsaba el código libre, con muchos hipervínculos para descarga de los binarios, fuentes y documentación, se ha transformado en un sitio con un marcado sesgo comercial, donde prácticamente los vínculos para descarga están ocultos en la ultima jerarquía de páginas, o donde la descarga de archivos está contraindicada por una cuestión de velocidad y del tamaño de los archivos a ser transferidos, en su mayoría imágenes de CD-ROMs en formato ISO, prohibitivo para todo aquello que no sea banda ancha.

Los canales distribuidores de Linux han diversificado su oferta, generalmente en estación de trabajo y servidor. Debido a que los distribuidores pueden alterar grandes porciones del sistema operativo, podemos esperar diferencias considerables en servicios de red entre una versión y la otra. Como era de esperarse, han posicionado como versión libre la estación de trabajo, mientras que los servidores los cobran a precios que suelen ir de unos USD 150 hasta más de USD 2.800 para procesadores Intel, y ciertamente cinco veces esa cifra para plataformas Mainframe. Estos montos son anuales, es decir, no es el costo del software – lo cual iría contra la licencia – sino es el servicio de soporte del canal distribuidor.

Esta es una diferencia importante con Windows. Uno paga Windows una sola vez, compra la licencia de uso, y en principio, no la debe pagar de nuevo cada año a menos que desee cambiar de versión o aumentar el número de licencias. Como las versiones de Windows salen aproximadamente cada tres años (meses más, meses menos) si hacemos números es posible que nos llevemos alguna sorpresa.

Pero dejemos el vil metal de lado. Uno puede decidir no suscribirse a la licencia de soporte que ofrece el canal distribuidor, e intentar ir andar solo por el camino de Linux, utilizando la información disponible en la Web. Los canales más importantes publican la documentación de usuario final en varios idiomas, debido a aportes voluntarios de traductores en todo el mundo. Sin embargo, ciertos segmentos importantes del sistema operativo pueden no estar traducidos, o algunos paquetes tales como servidores de bases de datos pueden tener parcialmente hecha la traducción. Esto, para cierto segmento de usuarios y administradores, es un punto en contra, aunque convengamos que no determinante.

Anuncios

2 pensamientos en “Realidades

  1. Ah o.k. es la introducción, ya viene el resto del escrito.Promete ser benéfico para todos. Que interesante experimento el del maestro. Integración, convergencia,¿para que pelearse sin argumentos nomás porque sí?

    No puedo esperar más para leerlo completo. ¿Quién lo escribió?

  2. ja ja ja ja, este articulo apesta…
    fue escrito por un argentino pagado por MS. La mayor parte de su tema no tiene ningun sustento, mi hijo de 5 años usa linux… bah…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s