De 540 a 23

Mis jornadas comienzan a las 5:40, cuando despierto remilgoso y con ganas de no levantarme o por lo menos quedarme otros diez minutos en la cama, 10 que facilmente podrían convertirse en una hora.
Entro al trabajo, trabajo y salgo a las 2:30, después voy a CU para trabajar un rato en la tesis. Llego a mi casa a las 23:00 o un poco más, ceno, me cambio, escribo algo aquí y me duermo.

Precisamente hoy, me siento cansado pero feliz, muy feliz… y honestamente no me dan ganas ni de lavarme las manos, ni de bañarme para quitarme de la piel el ligero olor a sudor y perfume entremezclado…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s