Chin… las llaves!

Ayer viernes tuve clase con 3o de secundaria, y mientras trabajaba, una alumna me dijo Puedo ver su llavero? No ví problema alguno en mostrarle el llavero que me regaló mi novia y ya. La clase terminó 50 minutos después y me dirigí a otro salón y después a otro, y después a otro y así consecutivamente.

A las 3 llegué a la UDLA, cruzé la entrada principal como si fuera mi propia universidad y me dirigí a la biblioteca, que es donde siempre voy pues ahí tienen unos cubículos individuales bastante cómodos y con red Wi-Fi que es lo más interesante del asunto.

Cuando iba a cruzar la puerta de cristal de la biblioteca el joven de seguridad me pidió mi credencial o una identificación, le respondí que yo no era alumno de la UDLA y que iba de visita porque me había quedado de ver con mi novia ahí; a lo que él respondió: –No joven, para hacer uso de las instalaciones tiene que ser alumno de la UDLA; de que universidad es usted? le respondí -De la BUAP – y saqué mi credencial de la cartera, se la mostré y el agregó: –Está bien, pase usted, pero la primera visita es cortesía, si quiere usted hacer uso de las instalaciones tiene que pagar una cuota, o en otro caso, entre usted con su novia por si pasa algo en las instalaciones, ella se haga responsable de usted. Por ultimo le dije que no iba a consultar libros ni nada, que solo iba a acompañarla mientras ella estudiaba y que yo trabajaría en mi laptop [:-P] mientras tanto. También le dije que si quería, le daba el ID de mi novia, él dijo que no, se quedó con mi credencial y me pidió que la recogiera al salir.
Todo estuvo tranquilo en apariencia, pero por dentro, yo si estaba molesto; aún no puedo controlar mi carácter cuanto tengo algún rose con la autoridad de X lugar.

Cómo sea… entre al cubiculo, me conecté a la red y le mande un mensaje a mi niña avisandole que ya había llegado.

Al par de horas, llegó Verónica dándome un recado diciendo que mejor me dirigiera al salón de maestría.

El resto fue espléndido, estuvimos juntos, reimos, y todo fue genial.

Al final del día, cuando llegué a casa, busqué las llaves para abrir la puerta principal y sorpresa: Jamás me las devolvieron…

Entré como pude [brincandome la barda], pero a mi habitación no pude entrar, así que saqué la laptop, me conecté a la línea telefónica, busqué a Fermín en el messenger y le pedí de favor el teléfono de Paola, no sin antes contarle la historia, a lo que él me dijo: Prof. Estamos de acuerdo en que no se que haría usted sin mi y que esto no le ocurre a cualquiera, verdad? Me reí, le dí la razón y entonces él me dió el teléfono de Paola, le hablé a ella y lo demás ya es historia.

Anoche dormí en el sillón un poco incómodo, no tengo ropa para cambiarme el día de hoy y al rato iré al instituto a recoger mis llaves a las 8 am y a clase de diplomado a las 9am, jejejejeje ni modo, quien me manda andar prestando mi llavero.

Después de todo, el día de ayer estuvo lleno de experiencias e historias para escribir. =)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s