Trash

La seguridad en informática es algo que me atrae, la ingeniería social e inversa son dos cuestiones a las que pongo mayor atención.

En la escuela los alumnos a veces me preguntan si soy Hacker y siempre les respondo la verdad: No y cuando yo les pregunto el porqué de su duda, me dicen que quieren que alguien hackee una cuenta de correo o algo similar.

Un hacker no se limita a romper claves de una cuenta de correo, va más allá, su visión, objetivos y actitudes siempre van a ser muy particulares pero no limitadas.

Un buen hacker generalmente hace uso desde la ingeniería social hasta el uso de aplicaciones avanzadas que él mismo ha creado o que algún grupo ha desarrollado. Sus objetivos son diversos, algunas veces son retos personales, recuperación de información e incluso bien podría ser con el fin de mejorar un sistema de seguridad.

Yo no soy hacker y estoy lejos de serlo o querer ser uno, he preferido estar del lado de los que toman el papel de cuidar la puerta y no de los que la rompen y en mi papel de guardián he llegado a ser hasta cierto punto muy paranoico.

Recuerdo que en mis primeras lecturas del tema me sorprendí cuando narraban que un hacker a veces busca hasta en la basura (de la persona a quien rastrea obviamente) en busca de información sensible y es muy cierto, en la basura a veces encuentras cosas interesantes que la persona ha desechado sin precaución, por ejemplo una factura, una lista de contactos, algún documento importante, una fotocopia con datos privados, etc. Cuando una persona desprevenida quiere deshacerse de algo, se limita a coger el papel y hacerlo bolita para luego arrojarlo al bote de basura pensando que una vez ahí, deja de existir. Error común.

Si se quiere destruir algo, se hace precisamente eso: destruir (quemar, romper, hacer trizas, eliminar por completo, etc.) y no arrojarlo a la papelera pues eso significa un riesgo de seguridad en varios sentidos.

Un ejemplo muy claro de esa actitud y el cual propongo que se realice en este instante para verificar la veracidad de este párrafo es que abran su buzón de correo electrónico; que entren a la carpeta/espacio de la papelera y que vean cuantos correos están almacenados ahí; apuesto que encontrarán los correos que ya no quieren (obvio) sin embargo quizás entre esos mensajes no deseados están los datos de alguna suscripción, el recordatorio de alguna clave, un correo muy privado, etc.
Pregunto yo: ¿Qué hace ahí, que acaso no habías “eliminado” esa información?

En resumen y puntualizando:

Si ya no deseas conservar cierta información, elimínala por completo, no la arrojes a la papelera.

Si posees información muy importante: no basta con ocultarla; Encriptala y usa una llave especial y nada en común con cualquier otra llave, es decir: no uses la misma que usas para el buzón de correo, ni los 4 dígitos de tu tarjeta de crédito, ni tu número de celular o similares.

Si algún día por cierta razón tienes que compartir tu clave, cámbiala inmediatamente después de haber terminado de realizar la tarea necesaria.

Utiliza claves fuertes (combinación de letras, números y símbolos) y no débiles (solo letras o números)

Si tienes que eliminar información importante de tu computadora, utiliza alguna aplicación que lo haga de manera segura rellenando con algún patrón aleatorio los espacios de memoria empleados, de lo contrario, accediendo a “bajo nivel”, la información puede ser recuperada incluso después de haber “formateado” la unidad.

La seguridad y privacidad son cuestiones muy importantes, piensa en ellas como si tu vida dependiera de ello.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s