Activ@mente

Nuevamente fui a una entrevista de trabajo al D.F, esta vez me atendió Gilberto Santoalalla de manera muy atenta y hasta podría decir que la entrevista fue muy amena aunque al final, el segundo entrevistador fue algo frío y después de 10 minutos de entrevista me despidió con la fráse común: `nosotros nos comunicamos contigo´

Todo comenzó en Puebla a las 8:20 am, cuando salimos de la terminal de autobuses con rumbo al D.F mi niña y yo.

Llegamos al distrito varias horas después, compramos los boletos del metro y llegamos en pocos minutos hasta la terminal Patriotismo, desayunamos un rico licuado de mamey acompañado de sandwiches integrales.

Luego de caminar un par de calles y preguntar como a 4 personas (que andaban igual de desorientadas que nosotros) por la ubicación de la Avenida Tamaulipas alguien nos dió informes y a no menos de 6 calles de distancia encontramos la dirección deseada.
La cita para la entrevista era a las 12 del día pero llegamos a las 11:30. En en lobby del edifició dejamos una identificación y me dieron una credencial de visitante.

Tocamos la puerta de activ@mente y en el segundo intento, se abrió. Entré a las oficinas de activ@mente con cierta calma y esperé indicaciones después de mencionar el motivo de mi visita. El lugar era muy limpio y con un aire de ejecutivos.
Después apareció Gilberto quien me entregó una serie de examenes y una hoja de solicitud de empleo de varias páginas. Una hora después entregué las respuestas y comenzó la entrevista en la cual considero que me fue bastante bien; luego Gilberto trajo a otra persona (de quien no recuerdo el nombre) que al parecer es el jefe de programadores o algo por el estilo, su entrevista fue muy concreta: ¿Sabes clases en php?, ¿Sábes ActionScript?, ¿Sabes AJAX?, ¿Hace cuanto que manejas MySQL? y mis respuestas fueron demasiado sinceras: No, pero estoy aprendiendo; Si, en nivel intermedio; No, pero estoy leyendo y Hace 3 años. Después de eso se despidió y me despidió con la fráse común: `nosotros nos comunicamos contigo´.
Supongo que es fácil mentir o pretender algo que no es pero al final creo que es mejor ser sincero y honesto. Si no se algo, acepto mi ignorancia pero confirmo mi deseo de poder salir de ella.

Me quedé solo en la sala de entrevistas; Gilberto regresó y nuevamente, con esa gran amabilidad que lo caracterizó durante la entrevista inicial, se despidió de mi e incluso me recomendó ir a visitar el castillo de chapultepec que no quedaba tan lejos de ese lugar para aprovechar el viaje al distrito y la buena hora que marcaba el reloj.

Saliendo, encontré a mi niña leyendo y esperando pacientemente después de hora y media; que fue mas o menos el tiempo que duró la entrevista; cuando la vi me sentí totalmente aliviado y tranquilo.

Caminamos un par de calles sin rumbo específico y luego preguntamos cómo llegar al castillo; una señora nos dijo qué ruta seguir y así le hicimos.

Una vez en chapultepec recorrimos una gran parte, luego fuimos al `gran lago´ y ella me invitó a remar en una lancha de pedales; al principio no quería aceptar pero luego comprendí que no siempre vamos a Chapultepec y mucho menos, tengo la oportunidad de compartir momentos así con ella por lo que acepté su invitación y pasamos una hora completa remando con los pies y platicando. Fue un momento bastante romántico y fuera de lo común para nosotros.

Nos divertimos bastante y nos redescubrimos al ver en nuestros ojos tanto amor que el mundo a nuestro alrededor dejó de moverse. Son momentos inolvidables.

Después de remar salimos de Chapultepec y nos dirigimos sobre avenida reforma, con la intención de llegar al ángel de independencia pero mi mala orientación nos guió en sentido opuesto y llegamos al auditorio reforma, luego a la zona hotelera, después a una zona bancaría; mas adelante de campos eliseos. Fue después de preguntar cuando nos enteramos que yo había elegido el camino incorrecto.

A esas horas de la tarde, teníamos sed hambre y cansancio así que buscamos un lugar donde saciar nuestras necesidades naturales y lo encontramos en un paso a desnivel, por debajo de una gran avenida.

Finalmente, al salir del sótano descubrimos que estaba lloviendo y de ninguna manera seguiríamos caminando así que abordamos una `pesera´ (aún no comprendo porqué llaman así a los microbuses) y nos fuimos al metro reforma, descendimos hasta los andenes y viajamos y viajamos y viajamos mucho hasta llegar a San Lázaro, llegamos a la terminal de estrella Roja a las 5 pm y compramos nuestros boletos para las 5:40pm que era la salida disponible. En la sala de espera eran las 5:10 cuando una señorita anunció por última vez que los 4 pasajeros que faltaban por abordar el autobús de las 5:15pm tenían su ultima oportunidad de hacerlo antes de perder su derecho de viaje. Dos de ellos atendieron el llamado pero faltaban otros dos; viendo una oportunidad nos dirijimos a la chica y le dijimos que teníamos boletos para las 5:40 y le preguntamos si era posible ocupar los dos lugares disponibles en caso de que no se presentaran los otros pasajeros. A las 5:23 estabamos a bordo, felices por el regreso a casa pero a la vez, tristes porque nos tocaron asientos separados; ella iba hasta el frente en el asiento 2 y yo casi hasta el final en el 34. A pesar del ruido del motor caí rendido en el asiento y me dormí durante todo el trayecto, en cambio ella, a pensar del silencio que había en su zona no pudo descansar porque su compañero de asiento iba cantando las canciones que escuchaba a través de sus audífonos. Que ironías.

Al final de todo, fue un día grandioso a pesar de no haber escuchado la posible frase: `El puesto es suyo´ aunque me quedo con el buen sabor de boca que me dejó la amabilidad de Gilberto Santoalalla durante la entrevista.

Por otra parte, lo mejor de todo es que fue nuestro primer viaje juntos al D.F y de diversas maneras confirmo que con ella es con quien deseo vivir esta vida y estoy seguro de que somos inseparables.

Anuncios

4 pensamientos en “Activ@mente

  1. Que buen trip, ¿al menos tomaron fotos?

    Por cierto, tengo entendido que se les llama peseras porque antes costaba a peso el pasaje.

  2. Nope, ni una sola foto.. desde que dejé la memoria en Tabasco, no he podido tomar ni una sola foto :-(

    Espero comprarme una memory stick en la brevedad posible.

    Saludos Gabo!! y gracias por la aclaración de las peseras que por cierto, ahora cobran $2.50
    En puebla cobran $4 por viaje.. se pasan!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s