Corazones

Este fin de semana, mientras usaba la compresora de aire con la cual la pintura se pulverizaba a gran presión y cubría aquella puerta de por lo menos 15 años de edad me puse a pensar.

El color blanco cubría poco a poco el tono naranja, el metal desgastado por el tiempo adquiría un aspecto renovado…

Puras apariencias. -pensé- Siempre hay algo más, detrás de lo que vemos a simple vista.

Quizás la inhalación de thiner ayudó un poco, quizás el echo de estar meditando sobre mis amistades y sobre mi propia condición hizo que comprendiera una cosa: En el fondo todos tenemos ciertas cosas que no revelamos con ligereza; se necesita de más de un saludo para descubrir que por dentro hay un corazón teñido de tristeza pasajera, una necesidad de amor, un gusto por compartir algo con alguien, un temor, un sueño no logrado, una docena de dudas, un grito ahogado, una idea ingenua, una lágrima, un deseo, una vanidad, una dicha, dos quebrantos, una ilusión, una esperanza, una necedad y más de una necesidad.

Una amiga recién terminó con su novio, después de vivir con él durante un tiempo; él la maltrataba verbal y físicamente; ella lo amaba y lo toleraba hasta el punto de rayar en la estupidez -según veo-. Una noche después de una riña ella dijo “Ya no más” y se largó corriendo por la calle sin nada más que la oscuridad de la media noche y la ropa que llevaba encima; se fue alejando y sin voltear la mirada.

Ahora ella lo extraña.
Él no la busca en lo absoluto.
Yo la regaño por ser tan tonta.
Ella solo baja la mirada.
Él es un cabrón que si lo veo, le parto la cara.

Ha sido muy mala idea la de regañarla; mejor me fui por el lado opuesto.

Yo le dije que ha sido muy valiente en dar el paso necesario para salir del círculo en el que ella recibía tanto mal. -Has sido muy valiente, no te arrepientas… sigue firme, nosotros te apoyamos.- fue lo que le dije.

Su corazón está triste y ella es una de esas amigas a las que quisiera abrazar muy fuerte y decirle que todo estará bien mientras sostengo su cabeza contra mi hombro.
Mala idea si lo hago; es más prudente mantener una distancia considerable y respetable, como buenos amigos y ex-novios que somos. Solo con estar ahí y escucharla ya es de gran ayuda; eso me dice ella mientras me sonríe débilmente.

Corazón triste, en busca de un amor sincero y que no tenga el gusto por los golpes.

Ayer fui a una fiesta; Beto festejaba su cumpleaños. Jessica [mi compañera del trabajo y hermana de Beto] me invitó; yo no tuve la menor intención de negarme y decir “no puedo“.

Apartados a unos cuantos metros y a mitad de una charla, ella me dijo [mientras se acomodaba su cabello rizado] -Ya extrañaba platicar contigo- le sonreí y le dije -Yo también, aunque yo casi no te platico nada, tu eres quien siempre habla, yo solo te escucho.- Sonrió y me dijo -Por eso ya extrañaba platicar contigo.-

Ciertamente, soy de los que prefieren escuchar en lugar de hablar y Jessica, a sus veinte y diez, siempre tiene cosas que contarme sobre su hija de 7 años, sobre su familia enorme y sus asuntos financieros relacionados con la fabricación de calderas para baños; sobre sus padres, la historia de su abuelo tenor y miembro de un trío; sobre su gusto por la fotografía y su colección de cámaras antiguas, sobre el padre de su hija que nunca se hizo responsable; sobre su amor de madre, sobre lo difícil que resulta tomar el papel ambivalente, de padre y madre al mismo tiempo; y sobre lo satisfactorio que ha sido ver prosperar a su hija en sus estudios de primaria y la beca que ha recibido por sus excelentes calificaciones.

Ella tiene el amor de su familia, el de su hija [súper linda] el de sus amistades pero falta ese amor que solo podría recibir de una persona que la ame y a quien ella ame.

A veces, recibir ese abrazo que nadie más puede darte cuando el mundo se viene abajo, cuando solo tienes ganas de llorar hasta que te duele el estomago y los ojos te arden de tanto lagrimear; cura más que cien inyecciones de penicilina.

Corazón solitario, en busca de una mano que la sujete y la apoye en esa gran tarea de ser madre.

Yo nada puedo hacer al respecto, solo escucharla, charlar con ella y decirle que a todos nos llegará eso que estamos esperando…

Una amiga con quien pocas veces he hablado por teléfono y a quien tan sólo veo una vez por semana; ha logrado despertar un sentimiento de amistad bastante sincera; a las dos de la mañana finalizamos la llamada; se despidió con una sonrisa tierna y una sola palabra -Descansa.-

Ella confía en que llegará su príncipe azul de galante corazón, tierno y bondadoso; con quien ella podrá compartir su sonrisa, sus sueños, sus guisos -que en ningún recetario se encuentran registrados-, sus éxitos laborales y su felicidad de compartir una creencia y una misma fe…

Lo único que hago es decirle que todo es posible; aún hay espacio para los que cierran los ojos y sueñan, para los que creen, para los que esperan con serenidad, para los que sonríen solo por sonreír, para los que perdonan, para los que no temen y son valientes; como ella.

Corazón tierno, ingenuo y bondadoso es el que ella tiene.

Y yo sigo aquí, empezando a creer que es mejor hacer mil cosas en lugar de probar otros besos; que es mejor hacer una amistad y no un amor al que con el tiempo, le pida más de lo que pueda darme.
Sigo aquí, esperando encontrar aquello que siempre he estado buscando y aún no encuentro; esperando que las cosas tomen su lugar.

Corazón bloqueado, esperando a que alguien sepa descifrarlo sin necesidad de leer las instrucciones paso a paso.

Anuncios

Un pensamiento en “Corazones

  1. Vengo aqui de vez en cuando, mas para encontrar en tus letras aquello que es dificil por mil razones contarnos cara a cara o por el IM, y cual es mi sorpresa que ts palabras han venido a expresar mas claro de lo que yo he podido lo que pasa:

    “…recibir ese abrazo que nadie más puede darte cuando el mundo se viene abajo, cuando solo tienes ganas de llorar hasta que te duele el estomago y los ojos te arden de tanto lagrimear; cura más que cien inyecciones de penicilina…”

    Gracias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s