una menos

A ratos, cuando estoy cansado de la rutina o de plano cuando la inspiración me llega, me dedico a tomar fotografías porque me permiten explorar mi sencilla parte creativa; me entretengo cuando trato de componer una escena, cuando comienzo a pensar en cómo captar el instante que ha cruzado por mis ojos o la peculiaridad que quiero compartir en una imagen.

Entre mis amigos y conocidos, son muy pocos a los que les gusta la fotografía como parte creativa y no solo como espectadores; entre esas personas están Jessica Jiménez [compañera del trabajo] y Patty Villanueva [conocidísima blogger del D.F].

He visto las fotografías que han tomado y cada una expresa de manera peculiar su talento; ¡Ya quisiera captar imágenes como las que ellas tienen!

Entre las tomas que siempre he querido hacer y hasta la fecha no he podido lograr son: El vuelo de una paloma, fuegos artificiales sobre la catedral poblana, insectos en sus diversas formas y colores, el detalle de una abeja sobre una flor, el vuelo de una libélula, la caída de un rayo y varias más que siguen pendientes.

En la lista anterior, también estaba el poder fotografiar el iris de un ojo; preferentemente de color claro, ya fuera azul, verde o color miel; conozco realmente muy pocas personas con esa tonalidad en los ojos y de las que he llegado a tratar, ninguna ha estado dispuesta a quedarse un par de segundos sin parpadear mientras el lente de una cámara se le acerca a pocos centímetros de distancia, pero eso cambió ayer.

El ojo de AnelEn el trabajo, tengo una compañera con quien no tenía un trato muy cercano, se llama Anel y es una chica amable, simpática de carácter, filósofa y sencilla; ella tiene los ojos color miel y ayer le dije en tono de broma “Le voy a sacar una foto a tus ojos” y ella dijo “por mi no hay problema” así que le tomé la palabra y le saqué la primera foto; esta salió pésima [nunca había fotografiado un iris, realmente tiene su complicación] después la segunda, la tercera y así hasta conseguir una toma mas o menos aceptable. La verdad me sorprendió su cooperación y disponibilidad porque la mayoría de las personas le temen al lente, como si este les fuera a robar el alma o de plano, salen con la frase típica “No soy fotogénico” lo cual es una rotunda mentira; no es que seas poco o muy fotogénico, lo que hay son buenos y malos fotógrafos.

El asunto, es que ayer pude fotografiar un ojo, en este caso el de Anel y lástima que la cámara no permita enfoque manual porque la verdad, el auto foco no ayuda mucho en este tipo de escenas.

Lo que si debo reconocer es la paciencia, cooperación y disponibilidad de Anel para que lograramos esta imagen.

Anuncios

2 pensamientos en “una menos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s