Bajo un fuerte ataque

ataqueEs la segunda ocasión en que recibo un muy fuerte ataque al servidor que administro. No es paranoia ni exageraciones mías. Ocasionalmente, el script de protección manda semanalmente unas 15 notificaciones de intento de intrusión pero el día de ayer comenzó una oleada bastante severa; hasta el momento van 1076 intentos desde diferentes hosts o direcciones IP.

Estoy seguro que será una semana en la cual deberé andar atento a la evolución del ataque, y también estoy seguro de que el 90% de los intentos son por chavales aficionados que utilizan aplicaciones de fuerza bruta (automatizan los intentos de acceso probando con diccionarios de palabras) para intentar hackearme, cosa que no les será de gran ayuda…
Como sea, no debo bajar la guardia.

Por otro lado, la temperatura en la ciudad de Puebla está cerca de los 3 grados centígrados y continúa disminuyendo. En pocas palabras: se siente un frío de la fregada.
Y obvio, con el transcurso del tiempo y con ese clima tan frío, todo tiende a congelarse; los dedos, el pasto, el aire, la pasión, la piel, las sonrisas, las manos y hasta la comunicación; por cierto…

Charlamos bastante el día de ayer, Rachel y yo. Sobre diversos temas y sinceramente es de las pocas personas que aquí en el trabajo considero una gran amistad; con ella puedo abrirme y dejar salir mis pensamientos reales, respecto al desarrollo personal, emocional, espiritual y hasta material.

Ayer tuvimos una charla especial que surgió del trayecto del complejo universitario al edificio Arronte; lo que surgió a la vista es que desde hace poco menos de dos meses, la amistad entre nosotros había cambiado, se había congelado y nos habíamos distanciado relativamente, uno más que el otro, por razones obvias, entendibles y justas que yo mismo he practicado.

Cuando surgió ese tema que me pone medio pensativo, ella me dijo algo que me dejó callado: “mueres de ganas por hablarle”.

La verdad… sí.
Pero, mejor no. ¿Cómo para qué?

Ella remató esa parte de la charla afirmando que “No eres tan fuerte como te imaginas”.

La verdad…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s