He descubierto un nuevo placer

Que bien se siente arrancarle la pasta a un libro y luego deshojarlo todo…. ¡con precaución y con la intención de encuadernarlo posteriormente, claro está!

Y eso ocurrió esta mañana en que llegué dos horas temprano al trabajo para asistir voluntariamente al llamado que se lanzó en la biblioteca José Revueltas para el apoyo en la encuadernación de libros maltratados o desempastados por el uso.

Como es de esperarse, yo no se nada de encuadernación pero en la biblioteca me explicaron de manera sencilla lo que se debe hacer. En este, el primer día de aprendizaje, lo primero que me enseñaron fue cómo quitarle la pasta al libro, luego cómo deshojar los folios cortando las costuras que lleva al interior; a continuación me explicaron cómo restaurar un par de páginas que estaban rotas en su doblez y finalmente, cómo eliminar los restos de pegamento de los folios que se quedan en la parte vertical del lomo de los folios. Mañana me enseñarán cómo se debe coser el libro con hilo nylon y supongo que algunas cosas más porque el proceso de encuadernación aún no ha sido terminado.

Si alguien quiere aprender a encuadernar de manera práctica, los invito a que se dirijan a la Biblioteca José Revueltas, ubicada en el edificio Arronte (Juan de Palafox y Mendoza #219, Col. centro) y digan que quieren participar.
Al final, ayudar a preservar los libros que son de gran utilidad para todos, es una manera contundente de contribuir y retribuir a la tarea noble de las Bibliotecas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s